Por los nuevos comienzos…

Tras meses sin escribir, vuelvo al blog con un cambio de look; he aplicado el <<año nuevo, vida nueva>> con contundencia y aquí estoy, aunque sea con meses de retraso.

Llevaba tiempo queriendo darle un nuevo aire a este rinconcito que tantas alegrías me da. Me apetecía algo acogedor y confortable, espero haber dado en la tecla adecuada y que os guste la nueva imagen.

Podéis cotillear todo lo que queráis.

Quería agradecer vuestras visitas a pesar de lo poco activa que he estado últimamente, la falta de tiempo es lo que me impide estar a tope por aquí…, y bueno, para que nos vamos a engañar, también me he rendido a la inmediatez instagramera. Me gusta la aplicación pero es cierto que es más visual que textual y al final lo que me gusta es una combinación de ambas cosas, teniendo en cuenta lo que me enrollo hablando de libros, Instagram siempre se queda corta y Goodreads, también.

Confieso que echaba muchísimo de menos escribir sin límite de espacio; ese momento en el que pongo música, ordeno ideas, busco fotografías… ya me entendéis, es como una especie de ritual mágico que me devuelve un poco de paz después del estrés diario.

Además, sigo leyendo blogs, es algo con lo que disfruto un montón; mis compañeras/os blogueras me siguen fascinando con sus ideas, son realmente inspiradoras; esa creatividad me ha dado el empujón definitivo para regresar. No puedo prometer entradas semanales pero pasaré por aquí para compartir nuevas lecturas y recomendaciones.

Sin más dilación quería hablaros de tres libros que me han fascinado y no podían faltar en Ajuste de Letras. He comenzado el año con un buen ritmo lector y, curiosamente, con lecturas buenísimas, pero quería destacar las que me han dado ese pellizco especial:

Vivir: este pequeño librito lo leí en un suspiro. Se trata del testimonio de la autora durante sus años en el campo de concentración de Ravensbrück.

Anise Postel-Vinay fue una de las supervivientes, junto a Germaine Tillion y Geneviève de Gaulle; es un relato claro, elocuente y muy directo. A pesar del horror, no os imagináis la fortaleza y esperanza que desprenden sus páginas, solo por eso merece la pena darle una oportunidad.

La solidaridad entre mujeres nos salvaba. Era una necesidad vital. Nos ayudábamos mutuamente. Cuando una amiga caía enferma, hacíamos todo lo posible por ayudarla. Sin aquella solidaridad, te marchitabas enseguida.

Todos parecían corres hacia alguna parte. Todos parecían preocupados, y tan ocupados que no eran conscientes de las cosas que se perpetraban en su nombre; carreras destrozadas, confianzas traicionadas, vidas destruidas. Aquello era lo que hacía la lista negra. Si no te tocaba a ti personalmente, podías seguir como si no estuviera ocurriendo nada oscuro a tu alrededor. No podía comprender cómo nos habíamos podido dejar intimidar por aquellos demagogos patrióticos. Lo único que tenía claro es que tenía que irme. Hasta que terminara la locura.

En busca de la felicidad de Douglas Kennedyfue toda una sorpresa. Lo leí gracias a la recomendación de mi amiga Lidia y John no puedo estar más agradecida. La ambientación es maravillosa, se desarrolla entre los años cuarenta y cincuenta en EEUU, con la caza de brujas de McCarthy como telón de fondo. La protagonista, Sara Smythe, es uno de esos personajes épicos que tardas en olvidar, luchadora, humana, carismática… Es cierto que no es una historia perfecta y en algunos momentos es trágica en exceso, pero mirad, está tan bien escrita que lo he pasado por alto completamente. De verdad, si queréis un libro que enganche sin que os deis cuenta, este medio tocho de casi 700 páginas pasarán como si tuviera 100, volando.

Para finalizar, recomiendo la lectura que se ha convertido en uno de los libros favoritos de la vida, No digáis que no tenemos nada de Madeleine Thien. Lo elegí para el #marzoasiatico que organizó Magrat.

Hice lectura con mi amiga Helena (@hache-cr) y qué puedo decir, es una historia muy dura, no lo voy a negar. Reconstruye más de cuarenta años de la historia de China, desde la subida de Mao al poder, los años de la Revolución Cultural hasta los sucesos de la Plaza Tiananmen. La historia entrelazada de dos familias y varias generaciones que te mantiene pegada a las páginas con el corazón en un puño. Es imposible que esta historia deje indiferente. Es imposible salir de ella sin que quede un trocito de Zhuli, Gorrión, Gran Madre Cuchillo, Ai-Ming o Marie dentro de una misma. He aprendido muchísimo sobre la historia de China, una lectura llena de miedo e impotencia pero que a la vez desprende tanta belleza y poesía que emociona. Una de las cosas que me ha enseñado este libro es la importancia de la memoria; ojalá tuviéramos un Libro de los Recuerdos para no olvidar nuestra historia, muchas veces es el único modo de hacer justicia y tener voz.

El mañana empieza desde otro amanecer, cuando estemos profundamente dormidos. Recordad lo que digo: no todo pasará.

Y sin más me despido por hoy, espero que os haya gustado y que paséis un fin de semana estupendo, aunque esta primavera nos esté dejando un tiempo de lo más loco. ¡Sed felices!

¡GRACIAS POR ESTAR!

Remember me when I am gone away,

Gone far away into the silent land;

When you can no more hold me by the hand,

Nor I half turn to go yet turning stay.

Remember me when no more day by day

You tell me of our future that You plann’d:

Only remember me ….

Yet if you should forget me for a while and

afterwards remember, do not grieve:

For if the darkness and corruption leave

a vestige of the thoughts that once I had,

better by far You should forget and smile

Than that You should remember and be sad.

Christina Rossetti.

8 comentarios en “Por los nuevos comienzos…

  1. ¡El Retorno de La Reina!

    Qué alegría, de verdad. Has superado lo insuperable, leerte sigue siendo ese inmenso (y añorado) placer pero es que además has logrado que este rincón sea incluso más acogedor.

    Como bien sabes, se te ha echado de MUCHO menos. Qué reciente tengo esa sensación que tan bellamente describes sobre el ritual de escribir para el blog. Yo también lo echaba de menos pero el tiempo que disponemos muchas veces es el que es y creo que tú, como yo, prefieres algunos meses de sequía a rellenar el blog de contenido con el único fin de mantener una “falsa” presencia.

    Respecto a los libros que comentas, lo primero que toca es agradecerte la mención. Opino lo mismo que tú sobre “En busca de la Felicidad”: a mí el melodrama no me incordia para nada cuando está tan bien narrado. En cuanto a “Vivir” lo tengo apuntadísimo, como casi todo lo que publica Errata Naturae. Lo último que leí de ellos fue ‘Refugio’ y qué experiencia más gratificante y conmovedora. Pero sobre todo tengo como lectura pendiente “No digáis que no tenemos nada”. Creo recordar que me dijiste que la disfrutaría mucho; y que el libro haya convencido a Helena también es algo muy a tener en cuenta. Además, bien sabes mi debilidad por Asia. Lo tiene todo para encandilarme. Pronto, pronto…

    Iba a decirte que con retornos así ha merecido la pena tu ausencia, pero mentiría. En cualquier caso, qué bueno tenerte de vuelta. Como bien sabes, entre mis rituales blogueros está leerte, por lo que aquí me tendrás, pase el tiempo que pase, como fiel lector tuyo.

    ¡Un fuerte abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Cómo te pasas John! ¡Muchísimas gracias por estas palabras tan bonitas!
      Me alegra mucho que este pequeño rincón te parezca acogedor, era la intención … Y estamos de acuerdo, prefiero escribir cuando tengo algo interesante que decir o ,que al menos a mí me, parece importante resaltar en el blog a hacer entradas sin sentido por rellenar contenido.
      En busca de la felicidad ha sido un descubrimiento total, de verdad…que ya hace semanas que lo leí, pero aún me ronda la historia …y Sara es ¡personajazo! Desde luego que seguiré leyendo al autor.
      Refugio lo tengo en mi lista, ya he visto las buenas críticas y bueno, a mí errata me gusta muchísimo, siempre tienen propuestas originales e interesantes.
      En cuanto a No digáis que no tenemos nada, solo te diré “tienes que leerlo” (guiño,guiño)
      ¡Mil Gracias por tu visita, John! La admiración es mutua, de verdad 🙂
      ¡Un abrazo enorme!

      Le gusta a 1 persona

  2. Silvia

    Bienvenida Ana! Qué ilusión leerte por este otro escenario. Me encantan los cambios operados en el blog, la fotografía es preciosa.
    Siempre me descubres cosas nuevas, No digáis que no tenemos nada quiero leerlo como ya te comenté, siempre digo lo mismo y las lecturas me enredan y me atrapan y al final todo parece quedarse en buenas intenciones pero te aseguro que lo voy a tener muy en cuenta. La historia de China me interesa muchísimo así que no tengo excusas.
    Un abrazote!

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Muchísimas gracias Silvia!
      Ya le hacía falta un aire nuevo y sinceramente me ha despertado la motivación por volver.
      El libro de Madeleine Thien es un joya, de verdad…lo regalaría a todo el mundo, además muy didáctico y tiene una sensibilidad preciosa. ¡Te gustará seguro!
      ¡Un abrazo enorme! y muchísimas gracias por tu visita, no sabes qué ilusión me ha hecho ^^

      Le gusta a 1 persona

    1. ¡Coremi, qué alegría tu comentario!
      Muchísimas gracias, me alegra mucho que te guste este nuevo look ^^
      Si te decides por alguna lectura, ya estaré atenta para ver tus impresiones.
      ¡Muchos besos!

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.