Alias Grace -Margaret Atwood-

Aquella noche yo dormí con Nancy; antes de retirarnos, McDermott me dijo que había decidido matar a Nancy con un hacha cuando estuviera acostada. Le supliqué que no lo hiciera aquella noche, porque podría matarme a mí en su lugar. Maldita sea -exclamó él- pues entonces la mataré mañana muy temprano. El sábado me levanté con el alba y, cuando entré en la cocina, McDermott estaba limpiando los zapatos y el fuego ya estaba encendido. Me preguntó dónde estaba Nancy, le contesté que vistiéndose. ¿La vas a matar esta mañana?, le pregunté. Me contestó que sí. Por el amor de Dios, McDermott, le dije, no la mates en la habitación, pondrás el suelo perdido de sangre. Bueno, contestó, pues no la mataré allí, pero le daré con el hacha en cuanto salga”.
–Confesión de Grace Marks, Star and Transcript, Toronto Noviembre de 1843-

El 13 de julio de 1843 tuvieron lugar los asesinatos del Señor Thomas Kinnear y Nancy Montgomery. La prensa canadiense, estadounidense y británica se hicieron eco de este suceso que causó una gran conmoción.grace-marks-1

Grace Marks,  de 16 años,  criada de la casa y  otro empleado, James McDermott fueron acusados de los asesinatos. Sólo se les juzgó por la muerte de Kinnear. McDermott fue ahorcado en la Cárcel Nueva de Toronto el 21 de Noviembre de 1843, mientras que  a Grace se le conmutó la pena capital por cadena perpetua.

Dieciséis años más tarde, un grupo de reformistas y espiritualistas que defienden la inocencia de Grace, contratan al Doctor Simon Jordan, especialista en enfermedades mentales, para ayudar a  Grace a recordar lo que pasó realmente aquella fatídica mañana.

Con un comienzo así, estoy segura que la mayoría os habéis formado una opinión y un juicio acerca de lo sucedido,pero,y si os dijera que nada es lo que parece –¿o sí?- ¿Realmente fue Grace Marks la instigadora del crimen y la verdadera asesina de Nancy Montgomery y Thomas Kinnear o fue una víctima involuntaria obligada a guardar silencio a causa de las amenazas de McDermott y su propio temor a perder la vida?

Para descubrirlo tendréis que leer Alias Grace, porque poco os voy a desvelar. Escrita maravillosamente bien, desde los primeros capítulos, este libro te absorbe, dejándote completamente sin aliento, convirtiéndose verdaderamente en una lectura adictiva.

atwood

La autora, Margaret Atwood, activista por los Derechos Humanos, feminista y defensora de causas medioambientales, deja parte de ese compromiso social en este libro, criticando sin tapujos una sociedad que cojea por todos lados.

Es una historia sórdida, violenta, indecente, que deja patente el atractivo que provocaba el sensacionalismo barato y  la clara desvergüenza social, de una época que intentaba guardar las apariencias a través de la religión, el puritanismo y los “buenos modales”.

Durante las reuniones que mantiene con el Doctor Jordan para recuperar parte de su memoria, Grace Marks nos va tejiendo su pasado, su infancia en Irlanda, el viaje a Canadá, su estancia allí y las diferentes casas donde vivió hasta el momento de su condena. No sé si será un percepción mía, pero es como si la historia te la contara una niña, con un tono muy inocente, casi llega a ser una visión infantil del mundo. A su vez,  el Doctor Jordan, intenta ordenar todas esas piezas confusas que rodearon los acontecimientos, y sin embargo él mismo –al igual que nosotros- queda envuelto en su propia confusión, creencias, pensamientos…todo queda enmarañado, dando la impresión de que la única cuerda, realmente en toda esta historia, es Grace.

alias-graceiiMientras que Grace Marks nos describe su mundo con este tono infantil, es en Mary Whitney, sin duda, donde encontramos esa voz descarnada, adulta; es quien se encarga de  abrirle los ojos, no sólo a la propia Grace, sino también al lector, sobre lo que realmente es la vida en el Siglo XIX y el significado de la misma, evitando cualquier floritura o “maquillaje” religioso, espiritual, político y cultural de la época.

Las épicas intervenciones de Mary Whitney, son dignas de mención,  con su mordacidad,  deja claro que ser mujer, era una putada, fueras de la condición que fueras, estabas realmente jodida.

A pesar de ser una historia dura, por su brutalidad, por el pasado de la protagonista y la frialdad con la que a veces nos relatan los hechos, Alias Grace, está plagada de sarcasmo, humor negro y verdades tan crudas, que mientras sueltas la carcajada, sientes  a su vez como si cada página del libro te pegara un tortazo en la cara, un verdadero jarro de agua helada en pleno invierno.

“…Después me prestó su enagua de franela roja hasta que yo tuviera una y me enseñó cómo doblar y sujetar los paños y me dijo que algunos lo llamaban <<La maldición de Eva>>, cosa que a ella le parecía una estupidez, ya que la verdadera maldición de Eva era tener que aguantar las idioteces de Adán que, en cuanto surgió un problema, le echó toda la culpa a ella.”  ( Aquí yo me levanté y le hice la ola, soy muy fan de Mary Whitney )

Margaret Atwood, no deja títere con cabeza, critica el modo en que se trataba a las presas, las pocas garantías  que se tenían en los juicios, sobre todo si eras pobre, donde la sentencia estaba dictada antes de ser juzgada y por supuesto critica duramente a la prensa, más interesada en chismorreos sensacionalistas que en la verdad, dejando bastante clara la falta de ética y veracidad de los medios que informaron acerca de los hechos.

“También me echaron en cara que al principio me mostrara tan tranquila y de tan buen humor y tuviera una mirada tan serena, cosa que a su juicio era una señal de insensibilidad; pero si hubiera llorado, habrían dicho que era una señal de culpabilidad, por cuanto ya habían llegado a la conclusión de que yo era culpable y cuando, la gente llega a la conclusión de que has cometido un delito, cualquier cosa que hagas se considera una prueba; creo que si me hubiera rascado o sonado la nariz, los periódicos también lo habrían comentado con frases maliciosas y altisonantes. … A los periodistas les gusta creer lo peor; de esta manera venden más periódicos, tal como uno de ellos me dijo”.

Otro de los temas recurrentes en la historia y que se menciona a lo largo de toda la lectura, es la tendencia que hubo en el Siglo XIX a  diagnosticar como histeria femenina, prácticamente cualquier síntoma: irritabilidad, desmayos, insomnio, respiración entrecortada, dolor de cabeza, “tendencia a causar problemas”  [“Histeria. Estos ataques suelen producirse sobre todo en mujeres jóvenes, solteras y de temperamento nervioso…Las mujeres que los sufren suelen pensar que padecen <<todas las dolencias a que está sujeta la carne>>…” Isabella Beeton –Beeton’s Book of Household Management, 1859-1961-]. Tanto Grace como el Doctor Jordan lo tienen muy presente, no deja de ser otra muestra más de la misoginia que imperaba en aquellos momentos,  el conflicto existente entre la mujer desapasionada, considerada modelo de virtud y moralidad en contraposición  a la que “cedía” al deseo y las pasiones y que por tanto era tratada de libertina, perversa o loca,  ganándose así, un viaje directo al manicomio.

Muchas de las mujeres del manicomio estaban muy cuerdas cuando no bebían, pues la locura les venía de la botella. Una de ellas estaba allí para huir de su marido que la dejaba toda negra y azul de las palizas que le daba; el loco era él, pero nadie lo encerraba“.

Este libro llegó a mis manos gracias a Cris, no puedo estar más agradecida, porque siendo mi primera lectura de Margaret Atwood, puedo decir que ya se ha convertido en una de mis escritoras favoritas.

Alias Grace, es una historia real perfectamente documentada, al comienzo de los capítulos recopila algunos extractos de los periódicos de la época, informes del penal donde estaba Grace, escritos de las personas que se relacionaron con ella…

El libro seduce sin que te des cuenta. Grace es una narradora absolutamente fantástica, que, tal como hace con el Dr. Simon Jordan, encandila al lector, desdibujando la clara línea entre lo real y lo ficticio, entre  lo falso y lo verdadero….llevándote por un camino donde ni el malo es tan malo, ni el bueno tan bondadoso como lo pintan. Si quieres descubrir realmente quién es Grace Marks y qué pasó ese 13 de Julio de 1843 sólo tienes que hacer una cosa, LEER.

“La cautiva levantó un rostro tan suave y dulce como el de una santa de mármol o el de un niño de pecho; tan suave y dulce era, tan lindo y fresco, que ni el dolor podría arrugarlo ni el pesar ensombrecerlo.
La cautiva levantó la mano, y a la frente se le acercó; << me han golpeado –dijo-, y ahora me aflige el dolor; pero vuestros hierros y grilletes de poco os servirán, y aunque de acero fueron, retenerme no podrán>>”.
Emily Brontë, La Prisionera, 1845.

 

15 thoughts on “Alias Grace -Margaret Atwood-

  1. Mira, no tengo leído este libro de Atwood, pero tu reseña parece mostrar que estoy cometiendo un error que debo corregir.

    Muy bien transmitido ese entusiasmo que te ha despertado la novela. Bueno… y la reseña en general es excelente.

    Un placer leerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Madre mía, muchísimas gracias por tu comentario!!! ^_^
      El libro es una verdadera joya!! no sólo por cómo está escrito, también por todos los temas que va tocando… para una lectura conjunta, es perfecto porque se podría comentar todo más detenidamente… Espero que te animes pronto y me cuentes!!! Estoy segura que vas a disfrutarlo mucho!
      Mil gracias John!!
      Un Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias!! ya sabes, #creandohype jijiji
      Estoy en éxtasis lector ahora mismo jjajaja porque me ha encantado el libro!! da tanto juego para debatir!
      He oído miniserie???!!! En serioooo??!!! Estaré atenta!!
      Un besote y mil gracias!!! 😀

      Me gusta

  2. Me ha encantado tu reseña! Que ganazas me has metido de leerlo, tiene pintaza y es que la verdad, no tenía muy claro de que iba el libro. Para mí igual que a ti, Atwood se convirtió en una de mis escritoras preferidas con la primera novela (y única) que leí de ella: Oryx y Crake, recomendadísima. Ya tengo ganas de Alias Grace! Un bico 😊

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas Gracias Alexia!!! 😀
      Tenía muy buenas recomendaciones de ella, pero nunca pensé que me iba a gustar tantísimo!!! ahora quiero leer TODOS sus libros! xDDDD
      Cuando leas Alias Grace, ya me dirás!! jejje
      Bsots!!

      Me gusta

  3. ¡Bieeen, te ha gustado! (hace un pequeño baile de la victoria).
    Es un libro genial, todo es perfecto. Yo me estoy hartando de recomendarlo, cada vez que entro en una librería con amigos se lo pongo en la mano jajaja (encima es barato, así que no me siento tan mal). Tengo unas ganas locas de ver la serie y seguir con la Atwood. He leído bastante de ella y además la he estudiado, y aún así, cada vez que cojo algo de ella me sorprende un montón.
    Que tengas un buen domingo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Ayyyy Cris!!! Felicidad pura con esta mujer!! (*acompaño ese bailecito de la victoria)
      Mil gracias por recomendármelo, aún tengo resaca, si hubiera tenido más páginas, seguiría leyendo tan pancha!!!!
      La próxima compra de libros que haga, va a ser temática TODO MARGARET!!! jijijiji… un día de estos deberíamos hacer tertulia Atwood xDD
      Mil gracias guapi!!!
      Feliz domingo!
      Bsotes!!!

      Me gusta

    1. Muchísimas gracias Isabel!! el libro engancha mucho, la forma en la que está narrado es muy ágil así que apenas te das cuenta de las páginas jejej… espero que te guste y lo disfrutes mucho! No te olvides de contarme, eh?? así intercambiamos impresiones jejej
      Feliz día!
      Saludos!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s