El Parque -Marguerite Duras-

Llevaba casi dos meses sin hacer reseñas, y es que como os dije en la entrada anterior, septiembre comenzó dando guerra, pero por fin he podido reconciliarme con la lectura y de qué forma!!!

el-parque

Hoy os hablo de “El Parque” de Marguerite Duras.  Conocí a la autora gracias a Diana, en el Maratón Breve que se organizó en agosto. Ella iba compartiendo fragmentos del libro en twitter y hubo uno en concreto que me dejó tan maravillada, que me dije “tienes que leer este libro” y aquí estoy, totalmente abducida por la forma de escribir de esta mujer.

Es la primera lectura para #LeoAutorasOct , desde luego no he podido estrenarme con un libro mejor, son de las que dejan huella, donde cada frase o párrafo encierran un significado profundo, directo y muy real.

Una joven empleada de hogar y un vendedor ambulante se encuentran en un parque y comienzan a hablar, este es el comienzo de la historia. Aparentemente, el diálogo entre los dos  personajes, parece trivial, pero a medida que pasa el tiempo, profundizan mucho más en cuestiones personales, en miedos, dudas, esperanzas y sueños, convirtiéndolo en una conversación intensa sobre la vida.


En ese sentido tal vez tenga usted razón. Quizá lo que espero ha empezado ya, a partir del día en que quise que empezase”.


viejo_banco_en_el_parque-1600x1200-364349

Para mí, la gran protagonista de la historia es La Soledad que sienten los dos personajes, es lo que les lleva a conversar. Identificarse con ellos es complicado, sobre todo por la manera de enfrentarse a la vida, que no va con mi forma de ser, sin embargocreo que es más fácil hacerlo con los sentimientos que transmiten a través del diálogo, muchas de sus inquietudes y pensamientos, podrían extrapolarse a cualquiera de nosotros, cuando nos enfrentamos a lo que deseamos, a los cambios, ese momento en el que no dejamos de darle vueltas a un asunto y acabamos envueltos por esa dicotomía de pros y contras constantes


-Somos diferentes, los somos.                                                                                           

-Lo somos, indudablemente, en la manera de enfocar nuestros problemas.                    

-No debemos serlo más que eso.                                                                                                      

-No lo creo, No creo que lo seamos más de lo que, en general, lo somos los unos de los otros

-Quizá me equivoco, quizás sí.                                                                                                              

– Además nos comprendemos, o por lo menos lo intentamos. Y a los dos nos gusta bailar.”


Mientras en la sinopsis presentan a la joven, como alguien rebelde que espera salir de la situación en la que se encuentra, a través del matrimonio y al vendedor ambulante,  como alguien resignado, que no espera nada de la vida, para mí la sensación ha sido distinta. Ella, tiene una actitud totalmente pasiva ante la vida, espera (como la Penélope de Serrat), a alguien que la saque de donde está, comtrip-pond_2361255a-xlargeportamiento que no me parece muy rebelde,  al menos no concuerda con mi visión de la rebeldía. Él, por contra, a pesar de esa resignación y apatía, sí habla con esperanza, anima a la chica a no quedarse quieta, a viajar, a cambiar…en definitiva, a vivir.  

Este es el planteamiento que vamos viendo a lo largo de todo el libro, sin embargo,cuando tenemos una visión más general de la historia, nos damos cuenta que, a ellos, les resulta más fácil ver en la vida del otro una esperanza de cambio que no sienten para sí mismos, es como ese dicho popular: “consejos vendo que para mí no tengo” pues más o menos se comportan igual… contradictorio, pero también muy real, dos visiones opuestas que en el fondo, se complementan.

El Parque, me ha recordado mucho a la película Once, de John Carney, puede que influya que mientras leía, tenía de fondo su banda sonora. Se trata de una historia sencilla, cálida, donde la casualidad de un encuentro, da paso a la sinceridad, las confesiones y los silencios, a una visión de lo cotidiano casi poética, que hacen que su lectura sea especial.


“No, esa vez no lo pensé. Porque había aprendido que se puede dejar de encontrarse solo, aunque sea por casualidad”.

 

2 thoughts on “El Parque -Marguerite Duras-

  1. ¡Menuda pasada!
    Quiero leerme este libro, me ha encantado muchas de las cosas que has dicho de él y el pequeño fragmento que has puesto.
    Estoy descubriendo a muchas autoras que no conocía pero que necesito conocer.
    Gracias

    ¡Nos leemos!
    Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas Gracias!!!
      El libro a mí me gustó mucho, era la primera vez que leía a Marguerite y quedé muy contenta!
      Es cierto que es una lectura pausada y reflexiva… realmente lo interesante es el diálogo que mantienen los dos personajes, espero que si te animas a leerlo te guste!!
      Ya me dirás! 😀
      Besotes!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s